La pareja y/o la familia es un pilar fundamental en nuestras vidas. Ellos nos aportan la estabilidad, la seguridad, las alegrías, las oportunidades, las ilusiones, las nuevas experiencias y los instantes de «mi primera vez». Aunque también es cierto que hay situaciones comunes y habituales que nos llevan a momentos de discusión, angustia, preocupación, tristeza e incluso de bloqueo. 

Estas situaciones comunes, cuando se repiten de forma continúa se acaba transformando en un problema abultado e importante en nuestras vidas, que nos paraliza y nos hace sentir menos felices porque no sabemos como superar ese momento. No siempre porque sea difícil de solucionar, pero si porque nos resulta sentimentalmente más conflictivo con nuestra pareja y/o con nuestros hijos. Y es totalmente normal, somos humanos, somos la definición y expresión de nuestros sentimientos y emociones.

Mi espacio será un entorno de reencuentro, de superación, de mejora, de reaprendizaje, porque cualquier momento de dificultad es una oportunidad de mejora. Nos daremos cuenta que a veces los pequeños detalles multiplican nuestra felicidad y la del otro. Los pequeños detalles por simples que parezcan serán claves para volver al punto de equilibrio que necesita tu vida, tu pareja y/o tu familia.